La historia de Accademia Sol

Contada por su fundador

La Academia Sol de Naturopatía es un proyecto que vio la luz en 2011. Su diseño me ha “curado”, paso a paso, y del mismo modo su propósito es “ayudar” a los demás. Por naturaleza, por instinto o quizás por pereza, nos vemos llevados a vivir amando y protegiéndonos solo a nosotros mismos. Puede parecer una buena vida, pero seca la tierra que nos rodea. Hasta hace unos años vivía en ese suelo pobre, que no me apoyaba cuando tenía que afrontar dificultades, decepciones devastadoras y hasta dolores capaces de doblegar el cuerpo y el espíritu, no tenía nada a lo que agarrarme. Me enfrenté a la oscuridad que me cegaba, momentos en los que, como hombre frágil, me preguntaba el motivo de tanto sufrimiento, momentos que no me daban respuesta. Pero nada sucede por casualidad.

Mi lento camino hacia el cálido abrazo del bienestar comenzó gracias a un encuentro con una persona extraordinaria, una mujer que me “consultó” y “asistió”, apoyó y ayudó tanto física como emocionalmente. Encontré en ella un “medio”, severo y generoso, que me dio nuevas lecciones sobre este bendito oficio de vivir. Ella, naturópata, me acompañó paso a paso dentro de mí, donde pude releer todas mis preguntas y con ellas, todas mis respuestas. Impulsado por mi orgullo, por su confianza en mí y también por una buena dosis de curiosidad, me acerqué al estudio de la Naturopatía, asistí a numerosos cursos y seminarios, e incluso a escuelas para llegar a la base de conocimientos. ¡No más tierras áridas! Increíblemente, la energía de la que estaba escuchando, a la que me estaba acercando, me pertenecía. Abrió una pequeña grieta en mí desde la que pude espiar ese inmenso mundo que es el bienestar. Gracias a ella y a las personas excepcionales que conocí en numerosos viajes, que me mostraron lo bien que se hace estar disponible para los demás con humildad y respeto, finalmente he recuperado mi dimensión, ahora puedo observar todo desde una nueva perspectiva, incluso la oscuridad. Este intenso viaje pretende ser el motor que genera energía y alimenta el mecanismo de esta Escuela. Una escuela que quería al águila como signo distintivo, la que tiene la visión correcta del mundo desde arriba.

Fabio Bertagnolo
Fundador de Accademia Sol