A menudo escuchamos hablar de plantas medicinales, entre las más comunes se encuentran San Pedro y Ayahuasca. Pero, ¿cuál es la diferencia entre Ayahuasca y San Pedro?


La Ayahuasca es la planta maestra de la Amazonía, esta bebida se obtiene de la unión de dos plantas, mientras que San Pedro (Huachuma en idioma quechua) es la planta maestra de los Andes y es una sola planta, un cactus.
Su efecto es diferente.

Aquí está la diferencia entre Ayahuasca y San Pedro

La Ayahuasca es considerada la planta maestra de la selva que ofrece sanación y autoconocimiento. San Pedro es considerado el maestro, la planta masculina de los Andes, expansiva y macrocósmica. La medicina vegetal de Ayahuasca contiene DMT en su composición, mientras que la medicina vegetal de San Pedro es la mescalina.

La Ayahuasca ayuda a entenderse a uno mismo, a encontrar y sanar las partes perdidas del alma: es un viaje interior.

Huachuma ayuda a abrir nuestro corazón y nos muestra la Divinidad dentro y fuera de nosotros y nos hace experimentar la conexión con el mundo que nos rodea.

La ayahuasca a menudo se experimenta y se asocia como la energía de una abuela, mientras que la energía de San Pedro es una energía masculina, de hecho, muchos chamanes la comparan con la energía de un padre o abuelo.

Algunos curanderos creen que antes de tener una ceremonia con el uso de Ayahuasca es mejor hacer una ceremonia con San Pedro porque las dos medicinas están integradas. San Pedro trae luz y ayuda a afrontar la ceremonia de Ayahuasca iluminando las sombras y dando mayor apoyo, haciendo más iluminadora la experiencia de la medicina precisamente porque San Pedro es luz.

Lo que tienen en común las Plantas Sagradas de Poder es que tienen el don de despertar a nuestro sanador interior.

Al tomar medicinas sagradas, uno no debe concentrarse en la mente racional, sino que debe dejarse llevar para permitir que la medicina pase a través del cuerpo. No debemos luchar contra la medicina, sino debemos dejarla fluir para activar nuestra curación física y espiritual.

Ayahuasca y San Pedro funcionan de diferentes maneras, pero de cualquier manera, su poder transformador puede realmente cambiar tu vida. Ayahuasca te muestra lo que necesitas cambiar y San Pedro te ayuda a hacer ese cambio.

Estas plantas sagradas, sin embargo, no son para todos: de hecho están prohibidas para personas predispuestas a la psicosis mientras que para muchas personas representan una herramienta que, si se usa correctamente, puede lograr resultados extraordinarios.